El eterno debate por la apropiación cultural y moda

Acusación a Carolina Herrera de usar textiles de indígenas reavivó polémica que cuestiona a la moda

La ministra de Cultura de México, Alejandra Frausto, hizo pública una carta que había enviado a la firma de la diseñadora venezolana Carolina Herrera y a su director creativo, Wes Gordon. El motivo: varias de las prendas de su colección Resort 2020 tenían decorados o claramente estaban basadas en elementos propios de algunas de sus comunidades indígenas. Vestidos de noche con los bordados prehispánicos de animales provenientes de Tenango de Doria (que en 2017 habían visto cómo la cadena Mango realizó lo mismo en un suéter); otros diseños que utilizaban íntegramente el multicolorido patrón horizontal del sarape de Saltillo (con que los indígenas confeccionan ponchos o mantas) o chaquetas con los motivos florales que bordan las mujeres oaxaqueñas del istmo de Tehuantepec. En su carta la ministra mexicana además de exigir explicaciones, preguntaba si los artesanos se habían beneficiado.

. Puede interesarte: Moda Sostenible: en la próxima década lo más importante

Wes Gordon contestó dos días después: su colección “rinde homenaje” y “reconoce el maravilloso y diverso trabajo artesanal de México”. Aunque reconoce que la presencia de México es indiscutible en esta colección, en ninguna parte de su discurso habla de compensación económica.

Esta no es la primera vez que una marca internacional toma algún detalle (bordado, adorno o técnica textil) de alguna comunidad tradicional mexicana y la incorpora a sus diseños sin considerar su valor cultural, el trabajo de sus artesanos ni los significados ancestrales o de identidad que encierran. Hace cuatro años la diseñadora francesa Isabel Marant usó el diseño de una blusa que desde hace más de 600 años realizaban costureras mexicanas del municipio de Santa María Tlahuitoltepec, que la Unesco acabaría declarando como legado cultural apenas dos años más tarde.

. Puede interesarte: El maquillaje más natural está de moda

México ha protestado previamente contra situaciones similares con diseños firmados por Zara, Michael Kors y Dior. El caso de Dior fue especialmente polémico. En 2017 presentó un modelo de su colección de bolsos Dior Book Tote y cuatro pulseras tejidas que se inspiraban en México. Las piezas compartían un gran parecido con el arte de las comunidades Huichol (grupo indígena de la Sierra Madre), pero, irónicamente, las piezas fueron elaboradas –según un cortometraje de ‘Vogue’ Paris– en un “pequeño taller familiar en Italia”.

En mayo de 2017, la firma francesa Chanel presentó un ‘boomerang’ australiano con el logotipo de la firma y con un valor en sus tiendas que superaba los 1.200 dólares. La sofisticación del artículo y su elevado precio enfurecieron a la comunidad. La etiqueta francesa reaccionó rápido y sacó de sus tiendas el ‘accesorio de lujo’.

La firma deportiva Nike utilizó en sus prendas estampados tribales en blanco y negro que aseguraba habían surgido de la inspiración de los tatuajes indígenas de Fiji, Samoa y Nueva Zelanda. La colección, llamada ProTattoo Tech, fue atacada por antropólogos y las comunidades oceánicas.

. Puede interesarte: Madurez no es sinónimo de estar pasada de moda

La misma marca, en mayo pasado, se vio obligada a cancelar el lanzamiento de un nuevo modelo de tenis, luego del airado reclamo de indígenas guna (o kuna) de Panamá, por el uso de un símbolo ancestral de esa etnia, que comparte territorio con Colombia.

En 2008, la firma Urban Outfitters empezó a utilizar el término navajo para describir prendas de sus colecciones. Solo en 2012, el pueblo Navajo llevó el asunto a los juzgados: denunciaban el uso de la palabra y la creación de “colecciones baratas, vulgares y culturalmente ofensivas inspiradas en los nativos americanos”.

El diseñador Marc Jacobs también generó críticas de grupos de afrodescendientes por utilizar pelucas con rastas en las modelos de su desfile (mayoritariamente blancas). Jacobs agravó la situación al asegurar que era “gracioso cómo no critican a las mujeres de color por alisar su cabello”. Luego, el diseñador se disculpó.

Fuente: eltiempo.com/vida/mujeres/apropiacion-cultural-y-moda-un-profundo-debate-404516

https://www.eltiempo.com/vida/mujeres/apropiacion-cultural-y-moda-un-profundo-debate-404516

https://www.eltiempo.com/vida/mujeres/apropiacion-cultural-y-moda-un-profundo-debate-404516

2 comentarios de “El eterno debate por la apropiación cultural y moda

  1. Pingback: Forever 21 se declara en quiebra, planea cerrar hasta 178 tiendas en EE.UU.

  2. Pingback: Entre copas: para las chicas que nos gusta estar enteradas de todo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir el chat
¿Necesitas ayuda? 👉🏻
¡¡¡¡¡Holaaaa!!!!!
La Lapita está en Cra 15 con 104 de Lunes a Sábado primera cita 9am hasta 6pm 😉

Puedes primero ver todo el catálogo de vestidos en www.lalapita.com/shop

🌸¿Para cuándo quieres agendar tu cita? 📅
🌸¿Qué talla eres en brassiere y en blusa?
🌸¿En qué fecha es tu evento?
🌸¿Buscas vestido largo o corto?